4 consejos de mudanza que debes conocer

Todos hemos pasado por un proceso de mudanza si quiera una vez en nuestra vida. Por este motivo, seguramente ya sabemos lo difícil que es y lo cansador que resulta tener que empacar toda nuestra casa en un par de cajas. Si todo este proceso es aterrador para ti, no te preocupes, porque en este artículo te vamos a contar algunos consejos de mudanza que te facilitarán la vida:

Domina la técnica de empacar en cajas

Cuando hablamos de dominar la técnica nos referimos a que sólo hay que poner pequeñas cajas empacadas dentro de cajas de mudanza más grandes. Este método es ideal para empaquetar artículos como bolígrafos y cosas al azar que vas acumulando con el tiempo o  cualquier artículo misceláneo como la decoración de los estantes. Esta técnica te ayudará a mantener organizados todos los objetos pequeños y a la vez a ahorrar espacio, y cada centímetro cuenta cuando te mudas.

Etiqueta las cajas de la mudanza con detalle, por varios lados

Los detalles marcan la diferencia, sobre todo si vas a guardar las cosas durante un tiempo. Por muy molesto o innecesario que parezca en ese momento, siempre debes asegurarte de ser extremadamente detallista cuando etiquetas tus cajas de mudanza.

Enumera todo lo que hay dentro, especialmente los artículos que sabes que vas a querer desempaquetar cuanto antes. De este modo, cuando llegue el momento de desembalar, te resultará más fácil saber dónde encontrar cada cosa con sólo mirar la caja. En este sentido, asegúrate de anotar el contenido en la parte superior y en al menos dos lados diferentes de la caja para que puedas ver fácilmente lo que hay en ella, incluso si está apilada o perdida en una pila de cajas de mudanza.

Marca las cajas de la mudanza con símbolos

Este truco ahorra tiempo en ambos extremos de la mudanza: el embalaje y el desembalaje. Puede resultar monótono escribir las mismas cosas una y otra vez, así que agiliza el proceso utilizando símbolos. Por ejemplo, en lugar de escribir «frágil» en todas las cajas con artículos rompibles, marco varios lados con una «F» grande con un círculo alrededor. Otras opciones fáciles de identificar son las pegatinas con códigos de colores o los rotuladores de distintos colores. De esta forma, no te pasarás horas etiquetando sino lo harás en cuestión de minutos lo que te permitirá ahorrar mucho tiempo.

Utiliza perchas para llenar el espacio y hacer cajas más resistentes

Las perchas son una de esas cosas en las que no piensas mucho hasta que llega el momento de empaquetarlas. Parece que ocupan mucho espacio, pero al mismo tiempo no quieres dejarlas atrás porque las necesitarás en cuanto desempaques tu ropa. ¿La solución? Usarlas mientras empacas para ayudar a dar un soporte extra a tus cajas. No importa lo bien que creas que estas empaquetando, inevitablemente siempre hay algunas cajas a las que les sobra un poco de espacio en la parte superior. Si dejas ese espacio extra en la caja, ésta será menos sólida desde el punto de vista estructural y será más probable que se derrumbe si se colocan otras cajas de mudanza encima. Por esto, una idea ingeniosa de solucionar este problema es poniendo encima unas cuantas perchas y así ayudarás a añadir un soporte sólido.